Hemos cambiado el nombre al fichero de planificación, por lo que se recomienda modificar el acceso directo.

Lo primero que debemos configurar en el primer uso son las cuentas de los bancos con los que trabajamos, lo que realizaremos utilizando la opción del menú Cuentas de Tesorería.

Al indicar el número de cuenta, es aconsejable reducirlo a 5 o 6 dígitos para que no se extienda demasiado la longitud de la fila en la columna Nº de cuenta y no ocupe demasiado espacio en pantallas y menús. Deben usarse aquellos dígitos necesarios para su correcta identificación.

En la planificación debemos indicar dónde debemos ubicar cada cuenta. Lo normal es colocarlas por orden de importancia para la empresa.

Una vez asignado el nombre y el número de cuenta a cada entidad bancaria, en el menú de Cuentas de tesorería se visualizará el nombre de la entidad seguido del número de la cuenta.

Indicaremos los saldos iniciales de cada cuenta de tesorería que vayamos a utilizar, así como los límites de las cuentas de descuento, si las tenemos, o, simplemente, el límite de descubierto que nos permite el banco, si existe esa posibilidad.

Veamos cómo está estructurada la planificación:

  • Saldos iniciales de las cuentas de tesorería
  • Saldo líquido (disponible) de tesorería en cada fecha
  • Saldo de vencimientos de los que se conoce la fecha, pero no la cuenta de tesorería por donde se van a ejecutar
  • Saldo de tesorería que incluye el líquido disponible y los vencimientos pendientes de asignar cuenta
  • Entradas y salidas pendientes, pero con vencimiento desconocido
  • Saldo general de tesorería que incluya todos los conceptos vistos.